Cómo puedes activar la categoría de monotributo para delivery / repartidor


🥇 Cómo activar la categoría de monotributo para delivery/repartidor

Estar al día con los impuestos es ser un trabajador responsable y también es parte de las responsabilidades para salir a trabajar pero tiene algunos beneficios que posiblemente no tenías en cuenta.

¿Sabías que ser monotributista tiene muchos beneficios y seguramente los desconocías? ¿Tienes conocimiento que al pagar tu monotributo estás aportando para tu futura jubilación y ya tienes cobertura social para internaciones o controles médicos?

Si eres repartidor monotributista, en este artículo vamos a comentarte las ventajas que tiene tener tu cuenta al día, activada y habilitada para poder emitir tus facturas electrónicas para cualquier empleo que necesites y cómo hacer uso de tu cobertura de obra social.

Presta atención a los puntos que vamos a revelarte en este contenido, ya que con esta información podrás conocer en detalle tu obra social y los consejos más útiles para ti.

Si eres un contribuyente pequeño, debes considerar que el monotributo es la forma simplificada con la que podrás cumplir tus obligaciones ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que hoy te da acceso a una obra social y a tu jubilación.

El monotributo permite gozar de una serie de beneficios como lo son:

  • Una cobertura social completa (seguro médico y acceso a una jubilación),

  • Múltiples métodos de pago unificados

  • Y un incentivo al cumplimiento.

Debes saber que contar con aportes jubilatorios mes a mes es fundamental para poder tener en un futuro, cuando ya

Si eres repartidor monotributista ¡tienes beneficios!

Si no lo sabías, con tu aporte mensual al Monotributo, ya estás accediendo a una obra social por cualquier eventualidad o enfermedad e internación, y estás haciendo aportes para tu futura jubilación.

Es decir que cuando ya no puedas trabajar más por la edad y por la cantidad de años aportados, cobrarás tu salario fruto de tu aporte mensual gracias a tu cumplimiento con el pago de los impuestos de AFIP, que a su vez te habilita para poder emitir tus facturas electrónicas al prestar tus servicios de repartidor.

Estos beneficios ya se encuentran incluidos en la cuota mensual que pagas como monotributista. La misma se divide en dos aspectos: el impuesto en sí mismo; y los aportes previsionales (obra social y jubilación).

¿Quién no puede ser monotributista?

Es importante que sepas que si te has desarrollado en tu actividad y cumples con alguno de los ítems que te revelamos abajo, no podrás ser monotributista o deberás cambiar tu condición para que no tengas problemas fiscales:

  • Formas parte de una Sociedad Anónima (S.A.), Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L.), Sociedad Colectiva, y muchos otros más.

  • Ocupas un puesto en la dirección, administración o conducción de dichas sociedades, incluso cuando realizas otra actividad que podría optar por un monotributo.

  • Te desempeñas en más de tres actividades económicas a la vez o manejas más de tres locales físicos.

  • Vendes productos a más de $15.000 cada uno.

  • Realizas importaciones de bienes.

Beneficios del monotributo

Si eres repartidor independiente y tus ingresos no superan los límites de las categorías de facturación de AFIP, ya puedes disfrutar de las ventajas que ofrece ser monotributista que puedes autogestionar desde www.afip.gob.ar y evitar pagarle a un contador que lo haga por ti:

  1. ¡Tienes una carga impositiva reducida! Dado que el monotributo consiste en una cuota fija mensual, podrás pagar el mismo monto siempre y cuando no superes el límite de ingresos de tu categoría. El IVA, en cambio, es una proporción de los ingresos (un 21 por ciento) que se carga al momento de prestar un servicio o cobrar un producto).

  2. Ahorrarás obligaciones administrativas. Un monotributista, a diferencia de un responsable inscripto, no debe hacer declaraciones juradas mensuales o anuales al momento de pagar sus impuestos obtenidos durante el mes y no tienes que pagarle a un contador para que realice los trámites por ti. Podrás acceder a la web de AFIP (www.afip.gob.ar) y desde allí autogestionarte para estar completamente al día con tus impuestos.

  3. Ofrece acceso a prestaciones médicas y aportes jubilatorios. Con la cuota mensual pagada como monotributista, ya estás accediendo a una cobertura de salud y hacer aportes al Sistema de Seguridad Social para cuando dejes de trabajar por cumplir la edad solicitada por el Gobierno Nacional para jubilarte.

    ¡Dato importante! Es importante que sepas que no variará el aporte que hagas para la obra social o la jubilación si cambias de categoría en el monotributo, sino que va a variar tu aporte del componente del impuesto.

  4. Permite acceder al sistema bancario. Como monotributista, tendrás todos tus ingresos declarados correcta y ordenadamente, por lo que podrás acceder a cualquier beneficio bancario como abrir una caja de ahorro, pedir un crédito y tener una tarjeta de crédito.

  5. Incentiva el cumplimiento. Si cumples con el pago en tiempo y forma durante un año calendario con débito automático o tarjeta de crédito, recibirás el reintegro de un pago mensual.

  6. Acepta múltiples formas de pago. Puedes pagar la cuota fija mensual en efectivo, cheque y tarjeta, a través de cajeros, bancos, Pago Fácil, homebanking, entre otras opciones y te olvidarás de ir a hacer filas de espera.

¿Qué necesitas para darte de alta?

Para registrarte como monotributista, debes disponer de tu clave fiscal, obtener la Clave Única de Identificación Tributaria (CUIT), tener registrados tus datos biométricos y contar con una dirección de correo electrónico y un número de teléfono vigente.

Con los datos anteriores, el proceso es totalmente digital. Sin embargo, en casos específicos como no tener DNI (Documento Nacional de Identidad) argentino y estar tramitando residencia, querer inscribir una sucesión indivisa, tener un DNI válido sin fecha de vencimiento o ser menor de edad, deberás sacar turno en la dependencia correspondiente según el domicilio.

¿Cómo activar la categoría de monotributo para delivery?

Para activar la categoría de monotributo para delivery (así como otras actividades económicas), sigue este proceso:

  1. Ingresa al sitio de la AFIP con la opción “Acceso con Clave Fiscal”.

  2. Verifica los datos biométricos (registrados personalmente en la oficina de la AFIP al tramitar tu CUIT y clave fiscal).

  3. Declara la actividad que realizas, al seleccionar el servicio de la lista del Sistema Registral.

  4. Luego de tres horas, podrás iniciar el trámite de adhesión. Para ello, selecciona la opción “Registro Tributario” y selecciona el ítem “Monotributo”.

  5. Elige la opción “Adhesión”, ingresa tu CUIT y presiona el botón “Generar Declaración Jurada”.

  6. Confirma tu domicilio fiscal electrónico.

  7. Carga los datos que corresponden a la actividad económica que realizas (en este caso delivery) para determinar tu categoría.

  8. Selecciona la opción sobre Seguridad Social (autónomos).

  9. De ser tu caso, elige la Obra Social e informa quiénes son los integrantes de tu grupo familiar primario por los que vas a pagar.

  10. Confirma los datos ingresados presionando el botón “Enviar formulario”.

  11. Finalmente, el sistema genera una constancia de presentación o acuse de recibo.

Conclusión

El monotributo es un pago simplificado de los impuestos que favorece a los trabajadores independientes y combina los componentes impositivos y de seguridad social para que los repartidores de delivery tengan simplificado y unificado su aporte a la obra social y a su vez paguen sus impuestos mensualmente.

Seguramente como repartidor de delivery haces los aportes regularmente todos los meses pero no tenías conocimiento que cuentas con la cobertura de obra social para poder acudir al médico, hacerte controles o si necesitas, tener cubierta la internación en caso de un inconveniente de salud.

A su vez, la AFIP establece más de diez categorías a las que los repartidores pueden optar para así determinar su carga impositiva que deberá aportar mes a mes.

Recuerda que para hacerlo, deberás demostrar que eres independiente, asegurarte de obtener tu clave fiscal y CUIT y contar con el registro de sus datos biométricos que puedes generar desde la aplicación móvil o en una dependencia de AFIP cercana a tu domicilio.

Para terminar deberás ingresar al sitio web de la AFIP y completar el registro y las verificaciones necesarias que te convertirán en un repartidor monotributista habilitado para trabajar ¡y con los beneficios de tener una obra social vigente!

Volver

Blogs Relacionados